lunes, 30 de junio de 2008

Golosa

Como a casi toda mujer, me gusta el chocolate.
Así que, este fin de semana, tenía dos alternativas:
O comprarme algo tan dulce como esto...



O utilizar el gran invento de nuestra marca nacional, "boca-abajo-no-gotea"...
para comerme algo muchísssimo más natural.

El caso es que lo que tenía más a mano era la segunda opción.
Vendé los ojos de C y dejé que el chocolate fuera cayendo por su polla.
Y comencé a comerme aquel delicioso postre con sabor extra dulce.
Cuanto más comía, más sabor a chocolate se impregnaba en su piel... y yo más quería succionar, y meterla más adentro, para no perder ni una gotita...
Llegó un momento en que me encontré a mí misma desaforada, untando y comiendo. Por un momento pensé que C se levantaría de la cama para decirme "Basta ya, golosa, que me la deshaces!", pero no, él no se levantó, y yo seguía allí, comiendo todo lo que estaba a mi alcance.
Acerqué el chocolate a sus huevos, y los unté.
Me los fuí metiendo en la boca, y absorviendo con suavidad.
Luego en la base de su polla, mientras lo iba extendiendo...

Después él fue a comprar, y me trajo 4 botes más de chocolate... por si se me terminaba...

2 comentarios:

Sir Williams dijo...

Verdaderamente sugerente :) ... Te faltaron unos chirlos por golosa !

Sir Williams

Malena dijo...

Sir Williams:
Bienvenido a mi rincón.
Creo que los chirlos me los gané merecidamente, y me fueron concedidos en poco tiempo.
He pasado por la Aldea: interesante lugar...

BeXo.